Simulación “in silico” de corazones humanos: el camino hacia nuevas terapias

Las enfermedades cardíacas son una de las principales causas de muerte en Occidente, y aunque se ha avanzado mucho en la terapéutica gracias a las células madre y las nuevas tecnologías, es muy dificil testear nuevas terapias en tejido cardíaco humano. Una de las soluciones, en ausencia de modelos humanos reales, es crear simulaciones cardíacas computarizadas, “in silico“, donde sea posible testear drogas y terapias potenciales. Physorg.com nos cuenta sobre ello en este artículo.

Aunque esto pueda sonar muy vago o futurista, la simulación por computadora ha avanzado muchísimo en los últimos años. La potencia de los procesadores actuales y la posibilidad de intercooperación entre ellos (muchos de ellos trabajando en paralelo) permite realizar simulaciones biológicas mucho más precisas, ya que se puede lidiar con muchas variables a la vez. Tal es así que la simulación “in silico” no sólo se emplea en la cardiología. La biología computacional también se está usando para crear modelos del cerebro humano, con la posibilidad de simular 10,000 neuronas y 30 millones de sinapsis a la vez.

Volviendo al asunto del corazon “in silico”, hace poco se llevó a cabo un taller organizado por la European Science Foundation (ESF), donde se expusieron los progresos en simulación cardíaca. Entre otras cosas, se comentó que las nuevas técnicas de imágenes han avanzado lo suficiente para proporcionar datos suficientes de la actividad cardíaca sin necesidad de emplear métodos invasivos. Estos datos han sido fundamentales para recrear un modelo real y válido del corazón humano.

Los científicos estuvieron de acuerdo en cuales son los 3 pasos a seguir: Primero, mejorar la cooperación entre los centros de modelado cardíaco dispersos por Europa. Los otros dos puntos, muy relacionados con el primero, son: Crear una infraestructura de software robusta y estándar para compartir los modelos cardíacos y sus datos, y definir de manera estándar como calibrar los modelos a partir de los datos experimentales.

Aplaudo el espíritu cooperativo del proyecto. Pero además, dejando de lado el tema cardíaco y tomando el de la informática, no dejo de sorprenderme sobre cuánto ha cambiado nuestra vida desde el desarrollo de las computadoras, y cuánto más cambiará en los próximos años. Quizás el romance entre la medicina y la computación está recién comenzando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: