Public Library of Science: el conocimiento como recurso público

Siempre opiné que las publicaciones científicas deberían ser de acceso libre. El avance de la ciencia se apoya en conocimientos adquiridos previamente y es exponencial: mientras más conocimientos adquirimos, más potenciales avances aparecen, y el acceso a dichos conocimientos debería ser público en pos del progreso de la ciencia, algo que hoy ocurre tan sólo en parte. En un intento por cambiar ésto, se creó la Public Library of Science. Es probable que muchos conozcan este proyecto, pero para aquellos que aun no han oído de él, no viene mal que les cuente de que se trata:

La Public Library of Science, o PLoS, es “una organización sin fines de lucro integrada por científicos, con el objetivo de convertir a la literatura médica y científica del mundo en un recurso público”, según dicen en su propio sitio de internet. PLoS nació en 2001, como una iniciativa dentro del movimiento open-access, que exhortaba a los investigadores a enviar sus artículos sólo a revistas científicas que hicieran disponibles los manuscritos a todo el mundo, inmediatamente posterior a la publicación, o pasado unos meses. Algunas revistas respondieron haciendo libre su contenido, pero la gran mayoría siguió cargando con altos aranceles el acceso a la información.

En 2003, PLoS se convirtió en editorial científica al publicar su primer journal, PLoS Biology, la primera de una serie de revistas científicas cuyos artículos sufren revisión por pares (peer-review), como en cualquier publicación de ciencia de la actualidad. Hoy, muchos de los journals de PLoS gozan de un muy buen prestigio (lease: “factor de impacto”), siendo alguno de sus artículos fuente de noticias en los medios de comunicacion alrededor el mundo.

Muchos investigadores se han unido a este proyecto, fundado por el bioquímico Patrick Brown, el biólogo Michael Eisen y el médico Harold Varmus (Premio Nobel y ex-director del NIH). PLoS sigue la línea de otra organización similar, pero con sede en el Reino Unido: BioMed Central, que publica alrededor de 150 revistas científicas, todas de acceso libre.

Por supuesto que ninguna editorial, por mucha “buena onda” que tenga, podría sobrevivir si todo lo hiciera gratis. En el modelo de PLoS, para solventar los gastos de publicación, la editorial cobra un arancel al autor para publicar el trabajo. En los EE.UU., muchos subsidios ya incluyen tales gastos, y tal iniciativa ha tenido eco en países como Alemania y el Reino Unido. PLoS también recibe donaciones importantes con los que cubre parte de sus costos operativos.

Estos son las revistas científicas de PLoS, ordenadas según su fecha de creación (la más antigua primero):

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: